Las motos cada vez despiertan más interés y más conductores eligen un vehículo de dos ruedas para sus desplazamientos diarios o de ocio. Son muchas sus ventajas, sobre todo para moverse por la ciudad porque son más ligeras, ocupan menos espacio, se aparcan más fácilmente y su precio es inferior al de un coche.

Para circular con una moto debes contratar como mínimo un seguro básico de responsabilidad civil o a terceros.

Como cualquier vehículo a motor, una vez que compras una moto estás obligado a asegurarla para poder circular con ella. Como mínimo debes contratar un seguro básico de responsabilidad civil, también conocido como seguro a terceros, aunque, en función de tus necesidades o preferencias, puedes aumentar las coberturas con otros tipos de seguros de motos o servicios: a terceros ampliado, a todo riesgo, con franquicia, asistencia en carretera, defensa jurídica, entre otros.

Circular con un vehículo de dos ruedas sin que conste que su propietario tenga suscrito y mantenga en vigor un contrato de seguro que cubra la responsabilidad civil conlleva el apercibimiento de una multa.

 La oferta actual del seguro de moto es muy amplia y puedes encontrar precios muy competitivos. 

¿Qué seguro de moto me interesa?

A la hora de contratar un seguro de moto debes tener en cuenta que es un vehículo vulnerable ya que su conductor va más desprotegido, como se dice habitualmente la persona es su propia carrocería. Contratar un seguro con más o menos coberturas va a depender de factores como el tipo de moto, el uso que vas a hacer de dicha moto, las coberturas que quieres y el precio que puedes pagar. Las coberturas que necesites pueden variar en función de si usas la motocicleta de manera esporádica y con un fin de ocio, o si conduces un ciclomotor a diario o, incluso, es tu herramienta de trabajo.

Debes saber que un seguro básico de responsabilidad civil obligatoria sólo cubre los daños que tú provocas a un tercero cuando la culpa del siniestro es tuya, por lo que los daños que haya sufrido tu moto o tú mismo no quedan cubiertos. Si te interesa la cobertura de daños propios, tienes la posibilidad de optar por un seguro a todo riesgo

Por ejemplo, te podría interesar un seguro de moto a todo riesgo si te acabas de comprar una moto nueva de gama alta porque tendrá un valor superior a la media. Te compensará pagar una prima de seguro más cara porque si la moto sufriera algún daño, el coste de arreglarla sería más elevado. Además, en caso de siniestro total, con este tipo de póliza te aseguras el recibir una indemnización más completa. Si un seguro a todo riesgo eleva en exceso la prima, puedes optar por el todo riesgo con franquicia, es decir, si le añades una franquicia de 20000 pesos, siempre pagarás los primeros 20000 pesos de los daños propios y del resto se hará cargo la aseguradora.

En cambio, si conduces un scooter o ciclomotor con varios años de antigüedad que duerme en la calle, puedes valorar un seguro a terceros ampliado con cobertura en caso de robo, incendio y asistencia.

¿Qué incluye un seguro de robo?

El seguro de robo suele ser uno de los más solicitados, sobre todo si no cuentas con un garaje donde guardarla. Y es que una moto suele ser un objeto goloso para los ladrones ya que por su poco peso es más fácil transportarla.

Por lo general, en la cobertura de robo se incluye también el intento de robo, es decir, al intentar robarte la moto se han producido daños o si bien te la han robado sin usar la fuerza, ya sea porque te han robado las llaves o porque se te ha olvidado poner el bloqueo de la dirección. 

¿Se puede contratar un seguro de equipamiento?

La equipación que necesita un motorista para circular bien protegido no suele ser barata y en caso de caída, lo más probable es que sufra daños. Por este motivo, cada vez más compañías incluyen la cobertura para equipación de moto en el seguro a todo riesgo o la ofrecen como una cobertura independiente que se puede añadir al seguro que hayas contratado. 

No obstante, hay que señalar que los seguros de moto que incluyen esta cobertura no se limitan exclusivamente a la indumentaria del motorista. También se incluyen otros accesorios instalados en la motocicleta, como pueden ser los baúles o maletas. En este caso, este tipo de accesorios deben estar homologados para que la aseguradora se haga cargo. Los seguros que incluyen este tipo de cobertura tendrán distintos límites y condiciones dependiendo de la póliza base pero lo recomendable es asegurar estos materiales por si sufren daños, desperfectos o robos.

Si te interesa asesorarte acerca de las coberturas que tenemos disponibles para tu motovehículo te invitamos a ingresa a www.smartseguros.com.ar y solicitar una cotización. También podes contactarnos por WhatsApp al 11-15-63618876, un asesor te responderá en el momento de 9 a 21hs de Lunes a Viernes, y Sábados de 10 a 15hs.

 

 


Vamos a dejarlo muy claro desde el principio. Todo vehículo a motor que circule por la vía pública – ya sea un coche, un camión o un ciclomotor – debe estar asegurado en Argentina. Deben tener un seguro obligatorio de responsabilidad civil en vigor. Si no lo tienen, no pueden circular por la vía pública, ni estar estacionados en la misma. Las sanciones a las que se enfrenta un conductor que circula con su coche sin un seguro o con el seguro caducado son muy elevadas e incluyen la inmovilización del coche.

Circular con el seguro caducado es igual que circular sin seguro

Las sanciones a las que nos exponemos por circular con el seguro caducado son idénticas a las multas por circular sin seguro. A ojos de la ley, estamos incurriendo en la misma irregularidad administrativa. Es una infracción muy grave. Esta infracción acarrea sanciones económicas elevadas, según el tipo de vehículo en el que cometamos la infracción.

La sanción puede variar si el vehículo está circulando o detenido, o ha provocado un accidente.

Aunque no es obligatorio llevar el recibo del seguro en el coche, sí es necesario que esté asegurado. Cualquier agente lo puede comprobar de forma telemática. Además, en estos momentos los agentes a cargo están expandiendo una red de cámaras automáticas de vigilancia, que serían capaces de detectar vehículos en circulación sin seguro y sancionarlos, con solo cotejar su matrícula.

La multa que recibiremos por estar circulando sin seguro es muy cuantiosa, pero no solo la multa es el problema. Nuestro vehículo será inmovilizado y precintado en el acto. Por supuesto, el propietario del vehículo tendrá que cargar con el coste del depósito. Por cierto, si tu coche está aparcado en la vía pública sin seguro también puedes ser sancionado por cualquier agente con competencias de tráfico, pues el vehículo está en situación irregular.

Si no vas a usar un vehículo, no lo dejes estacionado en la calle.

¿Y si tengo un accidente?

Entramos en un terreno peligroso. Si sufrimos un accidente en el que no somos culpables y circulábamos sin seguro, la aseguradora contraria está obligada a indemnizarnos. Sin embargo, si somos los causantes de un accidente, se iniciaran acciones legales contra nosotros – derecho de repetición – que tendremos que asumir con nuestro propio patrimonio. En muchos casos, la cantidad solicitada puede suponer una ruina efectiva.

 

¿Qué ocurre si no pago la prima del seguro?

Si el pago de la prima de la póliza del seguro no se ha podido procesar, la aseguradora no renovará el seguro. Debes regularizar lo antes posible tu situación con la aseguradora, porque tu vehículo dejará de estar asegurado.

La aseguradora puede iniciar acciones legales ante un saldo deudor para con ella.

Te invitamos a cotizar tu vehículo, ingresa a www.smartseguros.com.ar . También podes contactarnos por WhatsApp al 11-15-63618876, un asesor te responderá en el momento de 9 a 21hs de Lunes a Viernes, y Sábados de 10 a 15hs.


Para responder a esta pregunta, lo más adecuado pasa por echar un vistazo a la póliza de nuestro seguro de coche. No obstante, cada compañía tiene sus propias condiciones y muchas veces leer ese texto no es lo más sencillo del mundo. Teniendo esto en cuenta, hemos profundizado en el mundo de las pólizas para descubrir qué coberturas te garantizan que tu coche irá al lugar que tú elijas.

Asistencia en carretera

Asistencia en carretera desde el kilómetro cero

Cuando estamos circulando por cualquier vía (urbana e interurbana) y nuestro vehículo se estropea, lo primero que tenemos que hacer es ponernos en contacto con el seguro. La compañía nos mandará una grúa para prestarnos asistencia mecánica. Aquí se pueden reproducir dos escenarios: en el primero de ellos es cuando es factible arreglar la avería en el lugar de los hechos y en el segundo… no.

Es entonces cuando hay que trasladar el vehículo en grúa hasta el punto que nosotros indiquemos: un taller o nuestro domicilio. Y es aquí donde entra en acción la segunda de las coberturas necesarias para tener esta libertad de elección.

Remolque ilimitado

La mayor parte de las aseguradoras incluyen la asistencia técnica y el servicio de grúa desde el kilómetro cero, pero algunas establecen unos límites que restringirían este desplazamiento. Nuestro coche, por tanto, iría a parar a uno de los talleres concertados más próximos, ya que se delimitan una cierta cantidad de kilómetros como alcance del servicio. Algunas compañías, si se excede la distancia establecida en el contrato del seguro, realizan el traslado igual pero le cobran el diferencial de manera particular al asegurado.

Taller

Libre elección de taller

¿Podemos elegir el taller al que queremos que la grúa lleve nuestro coche? Sí. Y no, no se trata de una cobertura adicional que tenemos que contratar aunque algunas compañías de seguros lo intenten vender así. No en vano, cuentan con su propia red de talleres concertados para ahorrar costes y ser más eficientes ante la respuesta de siniestro o avería.

Te invitamos a cotizar tu vehículo, ingresa a www.smartseguros.com.ar . También podes contactarnos por WhatsApp al 11-15-63618876, un asesor te responderá en el momento de 9 a 21hs de Lunes a Viernes, y Sábados de 10 a 15hs.

 


Cuando se produce un siniestro vial y se generan daños en el vehículo o lesiones en las personas, es importante conseguir todos los datos que permitan individualizar a los responsables y a sus compañías de seguros.

A continuación, se enuncian las claves fundamentales que permiten lograr que las aseguradoras cubran los daños y las lesiones sufridas.

  • Nombre y patente

Los datos más importantes para poder individualizar a los responsables son nombre completo de los que intervinieron en el siniestro, número de DNI, cédula verde, licencia de conducir, patente y denominación de la compañía de seguros.

En los casos en los que se producen lesiones hay que obtener además los datos de la ambulancia que hace el traslado y la constancia de atención.

  • Falta de individualización

En caso de que no puedan obtenerse en el momento los datos, habrá que ubicar la causa penal que se haya labrado o algún testigo que pueda colaborar en la búsqueda de la patente del vehículo para poder conseguir el nombre del titular y su compañía de seguros. Las cámaras de seguridad son grandes testigos mudos de los hechos si las hay.

  • Responsable del siniestro

La persona que haya provocado el accidente es quien deberá abonar las indemnizaciones por todos los daños y perjuicios sufridos.

  • Compañías de seguros

Las aseguradoras pagarán las indemnizaciones por los siniestros cuando el asegurado esté al día en los pagos y haya realizado la denuncia dentro de las 72 horas de ocurrido el siniestro. Los pagos hay que hacerlos en la fecha de la factura, porque en caso contrario, la aseguradora no cubrirá el siniestro.

  • Límites en las coberturas

Las compañías de seguros tienen algunas limitaciones y, en algunos casos, hay posibilidades de falta de cumplimiento del contrato y en otros hay cláusulas abusivas.

En principio, la aseguradora cobra un costo determinado para cubrir los daños que se describen en la póliza y sus anexos. Ello dependerá del tipo de seguro contratado. Por eso es fundamental leer bien la póliza para conocer los detalles de la cobertura y cuáles son las exclusiones.

  • Franquicias

En algunos casos, en la póliza se pacta que la cobertura comenzará a partir de determinado monto. Esto es importante verlo con detenimiento porque dependerá del monto que se pacte para cubrir cada siniestro.

  • Seguros contra todo riesgo

Quienes tienen este tipo de seguro, podrán reclamar a quien provocó el siniestro el monto pactado en concepto de franquicia y los daños y perjuicios sufridos como consecuencia de las lesiones padecidas.

  • Incumplimiento de compañía de seguros

En todos los casos en los que las aseguradoras no cubran los daños y perjuicios sufridos por el siniestro, el responsable de todos los pagos será quien provocó el siniestro. Ello se debe a que la compañía de seguros es un garante del autor del daño.

  • Cobertura

El responsable del hecho y/o su aseguradora tiene que cubrir las lesiones de las personas que sufrieron en el siniestro.

  • Compañía de seguros propia

Siempre hay que realizar la denuncia en la aseguradora propia porque será parte de la documentación que te solicitarán para tomar tu reclamo en el seguro del responsable del siniestro.

En conclusión, se pueden reclamar indemnizaciones por los daños materiales de los vehículos y todos los demás perjuicios, incluso el daño moral que se haya sufrido si se dan los elementos necesarios para su reclamo judicial.

Aclaramos que siempre debe evaluarse el caso de forma particular, y es recomendable contar con un asesor que nos guíe en estos casos.

Te invitamos a cotizar el seguro de tu auto, ingresa a www.smartseguros.com.ar si lo deseas nos podes contactar por WhatsApp 011 3870-8647, un asesor te responderá en el momento de 9 a 18 hs de Lunes a Viernes.


Las motocicletas se han afianzado en los últimos meses como el vehículo más elegido por los conductores, ya que representan casi el 60% del parque automotor del país.

Viajar en moto es una experiencia única. Los amantes de las motocicletas coinciden en que conducirlas es uno de los mayores placeres de la vida, ya que al sentir el viento en tu cara experimentas una sensación de libertad inigualable.

En Argentina son muchos los que a diario disfrutan de estas sensaciones. Sin embargo, una moto se disfruta mucho más cuando se tiene la tranquilidad de saber que uno está protegido.

Hoy en día, las congestiones y los accidentes de tráfico son cada vez más comunes, especialmente en las grandes ciudades. Por eso, aunque seas un conductor experimentado, debes ser precavido ya que nadie está exento de protagonizar algún choque en la calle.

Al igual que cualquier otro vehículo, para circular legalmente en Argentina las motocicletas también deben contar con el Seguro Obligatorio de Responsabilidad Civil. Pero… ¿Cómo saber qué póliza es la indicada a la hora de asegurar tu motocicleta? ¿Qué cosas debes tener en cuenta a la hora de elegir un seguro que te responda en caso de tener que lidiar con algún imprevisto?

Estas son algunos recomendaciones que desde Smart Seguros te acercamos:

Estudia todas las pólizas que existan y compáralas según el uso que le darás a tu moto

El seguro obligatorio para circular en Argentina es el que garantiza una cobertura a todas las personas heridas o fallecidas en un accidente sin importar quién tuvo la culpa, en la actualidad existen distintos tipos de pólizas para los automóviles y las motos y cada una incluye coberturas que varían de acuerdo a cada compañía aseguradora.

Por eso, para poder elegir la póliza que mejor se adecúe a tus necesidades, es conveniente definir de antemano el uso que le darás a tu motocicleta.

En ese sentido, si la moto la utilizarás únicamente para salir de viaje por la carretera, entonces la póliza más adecuada seguramente será aquella que mejor te responda en caso de protagonizar un accidente. Pero si la moto forma parte de tu trabajo y la utilizas a diario como sustento de vida, entonces quizá te será mejor adquirir un seguro más completo, ya sea contra todo riesgo o por pérdida total que cubra en caso de robo o hurto, o incluso un incendio.

Contempla los adicionales de la póliza

Una vez que hayas definido el uso que le darás a tu automotor y luego de haber comparado los distintos tipos de póliza, antes de contratarla, tómate un momento para evaluar los beneficios adicionales que incluye cada seguro.

Si sueles recorrer largas distancias con tu automotor, entonces sería recomendable que la póliza que elijas tenga beneficios como por ejemplo un servicio de remolque o auxilio mecánico para que te asista si sufres algún desperfecto en medio de un viaje.

Tu perfil como motociclista

Tu historial como motociclista es otro de los aspectos que también debes considerar antes de contratar un seguro. Además del uso que le darás a tu moto, debes pensar qué tan hábil y responsable eres a la hora de conducir ya que también definirá el tipo de cobertura que necesitarás.

Desde el punto de vista de una aseguradora, debes recordar que desde que una persona tramita la licencia de conducir desarrolla un perfil de conductor particular, es decir, un historial de su desempeño a los mandos de una moto.

Además de cuán responsable eres, otro punto que también determinará el precio de la prima es la edad del motociclista, la antigüedad de la licencia de conducir y, en ese sentido, la cantidad de multas que te hayan labrado en tu trayectoria como conductor.

El tipo y modelo que quieres asegurar

Por último, el modelo, si es nueva o usada, la marca y la cilindrada de la motocicleta o ciclomotor que conduzcas, también serán detalles importantes a considerar a la hora de contratar un seguro.

En ese sentido, la potencia es uno de los puntos principales para las aseguradoras ya que las motos de alta cilindrada, es decir las que superan los 500cc son las que tienen las pólizas más caras mientras que los ciclomotores de entre 75 y 150cc suelen ser aceptables para seguros más baratos.

Te invitamos a cotizar tu motovehículo y a comparar entre un montón de compañías de seguros, ingresa a www.smartseguros.com.ar . También podes contactarnos por WhatsApp al 11-15-63618876, un asesor te responderá en el momento de 9 a 21hs de Lunes a Viernes, y Sábados de 10 a 15hs.


Solo el 30% de las unidades cuentan con el certificado de responsabilidad civil obligatorio para circular, documento que resulta vital para cubrir los daños que pueden ocasionarse a un tercero.


Prácticas, rápidas, aptas para todos los presupuestos, las motocicletas son un medio de transporte que ha incrementado paulatinamente su participación en las calles y rutas del país. Y así como aumenta el uso, también los errores en su uso.

En la actualidad se estima que el transito está conformado por más de siete millones de motovehículos, de los cuales menos de la mitad están asegurados, lo que deja al descubierto un primer problema grave. Además, muchos vehículos ni siquiera están registrados, lo que los hace imposibles de asegurar.

En esta línea, desde la Asociación Argentina de Compañías de Seguros (AACS), se comentó que las motocicletas con seguros de responsabilidad civil ascienden aproximadamente a 1.800.000 unidades. Si bien no hay estadísticas muy claras sobre la cantidad de motos que circulan por nuestro país, se estima que la misma rondaría unos seis millones de unidades, lo que hace que se encuentren aseguradas solo el 30%, cuando por ley todas deberían tener el seguro obligatorio.

Pero, ¿Cuándo adquirirlo?, tanto los motovehículos como los automotores requieren un seguro de responsabilidad civil. Es obligatorio para circular en todo el territorio argentino. Los concesionarios están en pleno conocimiento de su vigencia, por lo que en el momento de vender una unidad, van a ofrecer al usuario gestionarlo ahí mismo o bien que éste opte por la aseguradora que prefiera, contratando el seguro de manera previa al retiro de la unidad. Sin un seguro de responsabilidad civil no se podrá retirar la unidad. Sin embargo, si la venta se concreta entre usuarios particulares se pierde el control de la contratación del seguro de responsabilidad, por lo que el comprador debería ser consciente de la obligatoriedad de circular con esta documentación y contratar el seguro correspondiente.

Justamente, la importancia de adquirirlo radica en que a través de la contratación de un seguro obligatorio de responsabilidad civil, el titular/dueño de la motocicleta obtiene una cobertura por los daños que pueda ocasionar a un tercero hasta el límite contratado de la suma asegurada. Por ejemplo, en el caso que una moto atropelle y le produzca lesiones a un peatón y sea responsable del hecho, deberá hacer frente a las indemnizaciones que les corresponda para subsanar el daño cometido; en el caso que no cuente con una póliza de seguro deberá hacerlo con sus bienes o ingresos. Las indemnizaciones por este tipo de accidentes suelen ser extremadamente costosas y podrían hacer peligrar la situación financiera de cualquier individuo por el resto de sus días.

Riesgos callejeros

En cuanto a los siniestros donde están involucrados motovehículos, los más comunes se producen por la falta de atención, por no avisar las maniobras y no respetar las normas de tránsito. Al tratarse de un tipo de vehículo de dos ruedas, los siniestros de motos mayormente terminan en una caída del usuario de este medio de transporte. Pueden originarse sin la participación de terceros intervinientes o por contacto con otros objetos fijos o vehículos, siendo estos los siniestros más comunes. Los motivos, además de la propia inestabilidad de estas unidades, son variados. Por su porte, es muy factible que ocupen los puntos ciegos de los demás vehículos que circulan, generándose maniobras de riesgo para ellos por no haber notado su presencia. Otra causa es la velocidad desarrollada por las motos, que se suma a la posibilidad de pasar por espacios estrechos que los exponen a riesgos grandes con pequeñas maniobras del resto del tránsito. Y también colaboran las irregularidades de la vía pública, como los badenes o lomos de burro, que pueden desestabilizar al rodado y, por supuesto, el uso muchas veces indebido de este muy buen elemento de transporte.

Durante la situación reinante por el Covid-19 se produjo un aumento del uso de motovehículos y por tal motivo una mayor incidencia en daños a terceros amparados en la cobertura de responsabilidad civil. Por otro lado, también se ha registrado un aumento en los robos de unidades, probablemente originado por la crisis y por la disminución en los controles. En toda época de crisis aumentan los intentos de fraude, por eso se desarrollaron procesos de detección de los mismos a los efectos de no facilitar estos ilícitos en las compañías aseguradoras.

Según la base de lesiones de los siniestros informados por las compañías de seguros, que aportan información al Sistema Sofía de Cesvi Argentina, los accidentes donde están involucradas motovehículos representan más del 60 % del mercado asegurador.

Casco. Su uso reduce un 40% la posibilidad de morir en un accidente y un 70% las heridas graves de cráneo

Usar el casco

Durante un trayecto en moto corto o largo es básico que los pasajeros usen el casco adecuado a su tamaño, colocado de manera correcta y abrochado, ya que reduce en un 40% la posibilidad de morir en un siniestro de tránsito y en hasta un 70% la gravedad de las lesiones de cráneo.

Si bien la Ley de Tránsito en el artículo 29 indica la obligatoriedad del uso del casco para circular en moto, en caso de que el usuario no lo llevara puesto además de aumentar enormemente el riesgo de sufrir lesiones graves y, sobre todo, en casos de actuación judicial, es muy factible que se le asigne parte de la responsabilidad en el agravamiento del daño. La cobertura del seguro sigue igualmente amparando al asegurado.

Las motos son de las más perjudicadas en los accidentes viales

Cuando se hace necesario el acarreo de la unidad, nuestro prestador de asistencia, en caso de avería o accidente que impida su circulación y cuyo desperfecto no pueda ser solucionado in situ, se brindará un traslado conforme nos solicite el asegurado a un taller o a su domicilio. En caso de accidente y emergencia se coordinará y tomará a cargo la gestión del traslado hasta el centro de salud más cercano.

En caso de siniestro, si quien maneja es un tercero y carece de la cédula de identificación para autorizado a conducir (cédula azul), al ser una contravención la aseguradora recibe la denuncia, pero es un impedimento si se tiene una póliza por scoring o que indique esto por cláusula de contratación.

Algo fundamental, en caso de accidente es si no se pagó el seguro. Nuestra legislación de seguros habilita la suspensión de garantía ante la falta de pago; en tanto, la aseguradora queda liberada de la atención del siniestro; es una causal inexcusable que tiene la compañía para no hacer frente a la reclamación del asegurado. Por lo tanto, se procede al rechazo del siniestro. Todas las pólizas de seguro tienen una cláusula de cobranza muy clara respecto de que si se dejase de cumplir con los plazos de pago, la misma entra automáticamente en cobertura suspendida hasta el día posterior a que se regularice dicho pago. No obstante, existe un seguro mínimo obligatorio que está incluido en el seguro opcional, el cual se debe cobrar de contado y que, por consecuencia, siempre tiene cobertura. Es importante aclarar que esta cobertura obligatoria tiene valores insuficientes, que suelen no alcanzar el monto de los reclamos recibidos, dejando expuesto al asegurado a participar económicamente del siniestro.

Finalmente, el seguro de responsabilidad civil cubre los potenciales daños que la moto pueda ocasionar a terceras personas. Pero de manera adicional los usuarios pueden contratar otros tipos de pólizas complementarias, que ofrecen coberturas ante robos y/o hurtos, pérdidas por incendio, asistencia de viajes, entre otros. Cada aseguradora tiene sus propios productos con diferentes características en función del tipo de moto sobre la cual se desee contratar una póliza. Siempre recomendamos contratar un seguro complementario a fin de resguardar la inversión que se ha hecho sobre la unidad.

Te invitamos a cotizar el seguro de tu motovehículo, ingresa a www.smartseguros.com.ar  También podes contactarnos por WhatsApp al 11-15-63618876, un asesor te responderá en el momento de 9 a 21hs de Lunes a Viernes, y Sábados de 10 a 15hs.