Los accidentes no son casuales, sino causales y tampoco son accidentes, si no siniestros. Esto significa que tienen causas que los originan y, como tales, se pueden evitar. En lo que respecta a los siniestros de tránsito, en Argentina la principal causa se la lleva por lejos el consumo de alcohol. Sin embargo, existen otros factores de riesgo que pueden engrosar la lista de accidentes en las rutas de nuestro país. Uno de ellos es el estado de los neumáticos

Los neumáticos son el nexo entre nuestro auto y la calzada, por lo que resulta imprescindible que se encuentren en buen estado para garantizarnos la sujeción correcta que necesitamos. El Centro de Experimentación y Seguridad Vial (CESVI) y Citröen se unieron en una investigación con el objetivo de determinar cuánto influye el estado de los neumáticos en los accidentes de tránsito. Para ello, realizaron una serie de pruebas  para establecer la relación entre el estado general y la huella de la llanta y la distancia de frenado, o sea, los metros que requiere el rodado para detener por completo su marcha. 

Todas las pruebas se realizaron con el mismo vehículo (utilizando neumáticos nuevos y neumáticos desgastados) y sobre piso mojado, esto último para simular una mayor situación de riesgo. En total, fueron realizadas 15 pruebas a una velocidad promedio de 45 km/h. Se instaló en el vehículo un sistema neumático que activaba el freno, asegurando la misma presión en todas las frenadas. 

El resultado fue el siguiente: comparando el mismo vehículo con neumáticos viejos y desgastados y a una misma velocidad de circulación, usando  neumáticos nuevos el automóvil necesitó un promedio de 3 metros menos de distancia para detenerse por completo. En porcentajes, representa un 19% menos de distancia para detener por completo la marcha. 

En resumen, se pudo comprobar de esta manera que el buen estado de los neumáticos reduce considerablemente las posibilidades de sufrir un accidente. Por lo tanto, resulta imprescindible tomar las medidas de mantenimiento y cuidados necesarios a fin de preservar su vida útil y garantizar que cumpla exitosamente su función.

Con el fin de ayudarte a notar cuando éstos necesitan un cambio, te acercamos los siguientes detalles: 

 

No existe ninguna ley que obligue a renovarlos cada equis años … Entonces, ¿Cuándo debemos hacerlo?:

Tras un pinchazo

La razón más evidente. No es tan habitual que esto ocurra pero sufrir un pinchazo es un riesgo que siempre existe, cualquier objeto punzante puede perforarlos y romper su sellado. Cuando esto ocurre podemos llevar a cabo una reparación de emergencia gracias a un kit anti-pinchazos, pero esta es siempre una solución provisional.

Una vez allí y tras la revisión de un profesional a veces se puede realizar una reparación, pero hay que tener en cuenta que la goma pierde cualidades, por eso las marcas de neumáticos siempre recomiendan cambiarlas ante un pinchazo, porque su estructura y resistencia pueden verse comprometidas, algo que repercute directamente en nuestra seguridad.

Cuando hay daños visibles

Mucho uso, humedad, exposición continua al sol… Son muchos los motivos por los que un neumático puede sufrir a lo largo de su vida útil. Llevar a cabo una revisión de las gomas puede servirnos para detectar algún daño o deterioro causado por motivos que a priori creemos que no son importantes pero que pueden hacer que la sustitución de las ruedas sea necesaria.

5 razones para cambiar los neumáticos de tu moto

Cuando la rueda está desgastada

Cuando los neumáticos pierden el testigo de su dibujo (creado para indicar el límite de desgaste máximo) es hora de sustituir los neumáticos por otros nuevos. No hacerlo es motivo de sanción, pero el riesgo más grande que corres es la pérdida de agarre que sufren las gomas cuando ya están desgastadas y que hará peligrar tu seguridad encima de las dos ruedas.

Cuando el desgaste es irregular

Los neumáticos delanteros tienden a desgastarse por lo lados (donde se apoya el giro) y los traseros por el centro (donde tenemos la tracción), en cambio a veces podemos encontrar deformaciones o patrones distintos de desgaste que son sinónimo de que algo no va bien.

Una presión insuficiente, problemas mecánicos en las suspensiones o en los frenos pueden ser algunos de los motivos que provoquen estos desgastes inusuales e irregulares. Ante un problema como este debemos acudir al taller para sustituir las gomas y revisar qué elementos pueden haber provocado ese desgaste para solucionarlo, porque si no será un problema recurrente en todos tus neumáticos

Cuando el neumático no es el adecuado

Las medidas de los neumáticos  deben cumplir con unos requisitos legales: código de velocidad, carga, medidas… Si estos requisitos no se cumplen, entonces será necesario cambiar las gomas. Junto con los requisitos, el uso que le vas a dar a tu vehículo y el estilo de pilotaje también es importante a la hora de escoger neumáticos.

Además, las marcas recomiendan que no se utilicen diferentes modelos de neumáticos para el tren delantero y trasero. Es importante que todas las gomas sigan las mismas características de desgaste y el mismo patrón de dibujo en la banda de rodadura que los componen.

Te invitamos a cotizar el seguro de tu auto, ingresa a www.smartseguros.com.ar si lo deseas nos podes contactar por WhatsApp 011 3870-8647, un asesor te responderá en el momento de 9 a 18 hs de Lunes a Viernes.

Un seguro de vida no cubre los gastos por accidentes, al igual que un seguro de accidentes personales no cubre la muerte por otros motivos que no sean un accidente y la ART no cubre siniestros por fuera del ambiente laboral o por fuera del trayecto desde y hacia el trabajo. Esto deja en evidencia que el motivo y el lugar de un siniestro son claves.

Los seguros brindan previsibilidad y estabilidad financiera en la economía de una persona y su familia. Así, ante el fallecimiento, un seguro de vida paga una suma de dinero; ante un accidente, el seguro de accidentes personales paga una suma de dinero; y ante un siniestro atado al ámbito laboral, la ART paga una suma de dinero. Sin embargo, las coberturas no son las mismas.

¿Qué es un seguro?

Es un instrumento financiero que ayuda a reducir la incertidumbre económica sobre el futuro. En términos concretos, el interesado en cierta cobertura firma un contrato (póliza) con una compañía de seguros en el cual se compromete a pagar una determinada cantidad de dinero (prima) con el fin de garantizar cierto pago futuro en el caso de que ocurra algunas de las circunstancias por la cuales está asegurado (siniestro).

El contrato de seguro es consensual, por lo que los derechos y obligaciones son recíprocos, tanto por parte de la aseguradora como de quien se asegura. Hay diferentes tipos de seguros, con diversas opciones de coberturas para cada necesidad y presupuesto.

Tanto los seguros de vida como los de accidentes personales y riesgos del trabajo son productos que buscan brindar protección y tranquilidad a quien lo contrate. Sin embargo, aunque seguros parezcan similares a simple vista, tienen grandes diferencias y particularidades importantes que vale destacar.

Seguro de Vida Individual


Cubre el riesgo de muerte por cualquier causa las 24 horas de los 365 días del año. Es un producto que busca proteger el futuro de los seres queridos en caso de que algo llegara a pasarle a la asegurada o el asegurado. Los costos dependen de la edad de la persona, su actividad y el capital asegurado elegido. Existen además la posibilidad de seguros de vida con opción de generar un ahorro (capitalización) que se cobra al finalizar el contrato en caso de supervivencia.

Seguro de Accidentes Personales 


Es una cobertura que se aplica como consecuencia exclusiva de un accidente. Esto implica toda lesión corporal que haya sufrido la asegurada o el asegurado, independientemente de su voluntad por la acción repentina y violenta de un agente externo. A su vez, ésta debe poder ser comprobada por el cuerpo médico. Este tipo de coberturas alcanza a personas de entre 14 y 65 años de edad y, en caso de fallecimiento, la indemnización es abonada a las y los beneficiarios designados o herederos legales.

Cualquier Individuo puede contratar un seguro de Accidentes Personales por el solo hecho de ser una persona, en forma Individual o colectiva dentro de un grupo. Inclusive, se puede utilizar también para empleados, afiliados o asociados de un contratante que quieran tener una cobertura por accidente. También existen modalidades especiales para deportistas, personas que trabajan en relación de dependencia, monotributistas y autónomos.

Seguro de Riesgos del Trabajo (ART) 


Las Aseguradoras de Riesgos del Trabajo (ART) son empresas privadas contratadas por los empleadores –personas físicas o jurídicas, del sector público y del sector privado- para asesorarlos y brindar prestaciones en relación con las medidas de prevención de accidentes laborales y enfermedades profesionales. En caso que éstos ocurran, las ART son responsables de reparar los daños, tratándose de reparación tanto médica y como dineraria.

Se considera accidente de trabajo a un hecho súbito y violento ocurrido en el lugar donde el trabajador realiza su tarea y por causa de la misma o en el trayecto entre el domicilio del trabajador y el lugar de trabajo o viceversa (in itinere), siempre que el damnificado no hubiere alterado dicho trayecto por causas ajenas al trabajo. Por otra parte, se llama enfermedad profesional a la producida por causa del lugar o del tipo de trabajo. Existe un Listado de Enfermedades Profesionales en el cual se identifican cuadros clínicos, exposición y actividades en las que suelen producirse estas enfermedades y también agentes de riesgo (factores presentes en los lugares de trabajo y que pueden afectar al ser humano, como por ejemplo las condiciones de temperatura, humedad, iluminación, ventilación, la presencia de ruidos, sustancias químicas, la carga de trabajo, entre otros).

Si bien la misión está enfocada en los esfuerzos preventivos, cuando los accidentes o las enfermedades ocurren, se busca reparar los daños derivados, incluyendo la rehabilitación del trabajador damnificado; promoviendo su recalificación y recolocación.

La contratación del seguro de riesgos del trabajo se encuentra a cargo del empleador y es obligatoria, en el marco de la Ley 24.557 (LRT).

Y ahora que ya conoces un poco más sobre éstos tipos de seguros, te invitamos a ingresar a smartseguros.com.ar  También podes contactarnos por WhatsApp al 11-15-63618876, un asesor te responderá en el momento de 9 a 21hs de Lunes a Viernes, y Sábados de 10 a 15hs.

La diferencia principal entre un seguro de ART y uno de accidente personales es que el primero es de condición obligatoria para aquellas empresas que cuentan con personal en relación de dependencia, por otro lado, el seguro de accidentes personales es el que se le exige a todos los trabajadores independientes.

¿Qué es un seguro de ART?

Los seguros de riesgos de trabajo, como mencionamos anteriormente, son una cobertura obligatoria que tiene que contratar una empresa para poder respaldar a sus empleados en el caso de que ocurra algún accidente laboral.

La sigla A.R.T. significa Aseguradora de Riesgos del Trabajo y es obligatoria para todas las empresas, es decir que deben contratar este seguro para cada uno de los empleados.

¿Qué es un seguro de accidentes personales?

Dicho seguro es una póliza que va a cubrir todos los riesgos de un accidente de trabajo, es como el seguro de ART, pero en este caso es requerido por una empresa a todos aquellos trabajadores independientes, es decir, a las personas que no están en relación de dependencia pero que sí realice para la empresa alguna tarea.

El ámbito de cobertura de dicho seguro así como también el de ART es el propio lugar de trabajo y a su vez va a poder cubrirse el traslado del trabajador desde su casa al trabajo.

¿A quién le sirve este seguro?

Este seguro va a servir a cualquier persona mayor de edad que no cuente con ningún motivo que pueda constituir un riesgo de accidente agravado.

Al mismo tiempo, existen especiales modalidades para monotributistas y autónomos, deportistas y personas que trabajan en relación de dependencia.

¿Cubre cualquier profesión por igual?

Cada actividad o profesión cuenta con sus propios riesgos. Es por esto que para poder brindar una cobertura efectiva a cada una de ellas, las empresas aseguradoras hacen uso de diferentes categorías de riesgos.

Dichas categorías pueden ir desde las que presentan menores riesgos, así como lo pueden ser las actividades administrativas, a las que presentan un riesgo mayor, como pueden ser los trabajos que se realizan en la altura.

Es por este motivo que a la hora de contratar una póliza se debe especificar la actividad que va a desarrollar la persona a asegurar.

¿Cuál es la Importancia del Seguro de Accidentes Personales?

El seguro de accidentes personales va a ser utilizado para brindar cobertura a todos aquellos trabajadores autónomos, oficios, profesionales y ocasiones especiales que queden por fuera del régimen de ART.

Este servicio puede ser contratado individualmente así como también por grupos en cualquier intervalo de tiempo.

Es una póliza flexible, ya que se pueden cambiar las nominas y las sumas aseguradas.

Tenemos que saber también que ante un accidente causado en el trabajo o también dentro de una relación comercial se va a generar en la persona damnificada un intento de ser indemnizado, es por esto que dicha cobertura puede lograr una buena solución.

Los costos de la cobertura son muy razonables, la contratación es muy sencilla y abarca una gran variedad de actividades.

 

Si buscas algunas de estas opciones de cobertura  te invitamos a cotizar, ingresa a www.smartseguros.com.ar . Podes contactarnos por whatsapp 11-15-63618876, un asesor te responderá en el momento de 9 a 21hs de Lunes a Viernes, y Sábados de 10 a 15hs

 

Circular con las últimas gotas de combustible puede ocasionar el daño de piezas mecánicas que afectan el funcionamiento del vehículo.

Uno de los hábitos comunes de muchos automovilistas es estirar lo máximo posible la carga de combustible.

No importa que se haya encendido la luz amarilla que avisa que estamos en Reserva, aún quedan unos kilómetros de ventajaantes de pasar por la estación de servicio.

Circular con las últimas gotas de combustible en el tanque puede afectar la mecánica del auto.

Cuanto menos combustible haya en el depósito, más fuerza tendrá que hacer la bomba para llevarlo hasta los inyectores. Esta sobreexigencia puede ocasionar que la bomba de combustible termine quemándose, en consecuencia, vamos a tener que invertir en una nueva.

Las bombas de combustible o inyectoras tienen distintos precios, que varían según el modelo y antigüedad del vehículo.  Y a eso hay que sumarle la mano de obra.

Otro inconveniente es que tanto la nafta como el diésel tienen impurezas que se depositan por decantación en el fondo del depósito. Esa basura no sólo puede dañar la bomba, también puede obstruir uno o varios inyectores, ocasionando serios desperfectos en el motor.

Lo más recomendable para el vehículo es circular siempre con el tanque por encima el por encima del cuarto de depósito.

¿Cuántos kilómetros se pueden circular con la reserva del tanque?

La cifra varía en función del tamaño del tanque de combustible, pero por norma general el vehículo tiene que poder circular al menos durante 45 kilómetros más.

Te invitamos a cotizar el seguro de tu auto, ingresa a www.smartseguros.com.ar si lo deseas nos podés contactar por whatsapp 011 3870-8647, un asesor te responderá en el momento de 9 a 18 hs de Lunes a Viernes.

Qué hacer en caso de accidente y qué saber acerca de las coberturas del seguro

Cuando se produce un siniestro vial y se generan daños en el vehículo o lesiones en las personas, es importante conseguir todos los datos que permitan individualizar a los responsables y a sus compañías de seguros.

A continuación, se enuncian las claves fundamentales que permiten lograr que las aseguradoras cubran los daños y las lesiones sufridas.

  • Nombre y patente

Los datos más importantes para poder individualizar a los responsables son nombre completo de los que intervinieron en el siniestro, número de DNI, cédula verde, licencia de conducir, patente y denominación de la compañía de seguros.

En los casos en los que se producen lesiones hay que obtener además los datos de la ambulancia que hace el traslado y la constancia de atención.

  • Falta de individualización

En caso de que no puedan obtenerse en el momento los datos, habrá que ubicar la causa penal que se haya labrado o algún testigo que pueda colaborar en la búsqueda de la patente del vehículo para poder conseguir el nombre del titular y su compañía de seguros.

  • Responsable del siniestro

La persona que haya provocado el accidente es quien deberá abonar las indemnizaciones por todos los daños y perjuicios sufridos.

  • Compañías de seguros

Las aseguradoras pagarán las indemnizaciones por los siniestros cuando el asegurado esté al día en los pagos y haya realizado la denuncia dentro de las 72 horas de ocurrido el siniestro. Los pagos hay que hacerlos en la fecha de la factura, porque en caso contrario, la aseguradora no cubrirá el siniestro.

  • Límites en las coberturas

Las compañías de seguros tienen algunas limitaciones y, en algunos casos, hay posibilidades de falta de cumplimiento del contrato y en otros hay cláusulas abusivas.

En principio, la aseguradora cobra un costo determinado para cubrir los daños que se describen en la póliza y sus anexos. Ello dependerá del tipo de seguro contratado. Por eso es fundamental leer bien la póliza para conocer los detalles de la cobertura y cuáles son las exclusiones.

  • Franquicias

En algunos casos, en la póliza se pacta que la cobertura comenzará a partir de determinado monto. Esto es importante verlo con detenimiento porque dependerá del monto que se pacte para cubrir cada siniestro.

  • Seguros contra todo riesgo

Quienes tienen este tipo de seguro, podrán reclamar a quien provocó el siniestro el monto pactado en concepto de franquicia y los daños y perjuicios sufridos como consecuencia de las lesiones padecidas.

  • Incumplimiento de compañía de seguros

En todos los casos en los que las aseguradoras no cubran los daños y perjuicios sufridos por el siniestro, el responsable de todos los pagos será quien provocó el siniestro. Ello se debe a que la compañía de seguros es un garante del autor del daño.

  • Cobertura

El responsable del hecho y/o su aseguradora tiene que cubrir las lesiones de las personas que sufrieron en el siniestro.

  • Compañía de seguros propia

Siempre hay que realizar la denuncia en la aseguradora propia porque será parte de la documentación que te solicitarán para tomar tu reclamo en el seguro del responsable del siniestro.

En conclusión, se pueden reclamar indemnizaciones por los daños materiales de los vehículos y todos los demás perjuicios, incluso el daño moral que se haya sufrido si se dan los elementos necesarios para su reclamo judicial.

Aclaramos que siempre debe evaluarse el caso de formar particular, y es recomendable contar con un asesor que nos guíe en estos casos.

Te invitamos a cotizar el seguro de tu auto, ingresa a www.smartseguros.com.ar si lo deseas nos podés contactar por whatsapp 011 3870-8647, un asesor te responderá en el momento de 9 a 18 hs de Lunes a Viernes.

En las plazas posteriores hay menos tecnología aplicada a la seguridad.

Está la falsa creencia que establece que los asientos traseros son más seguros que los delanteros dentro de un vehículo. Ese error suele llevar a la fatal decisión de no utilizar el cinturón de seguridad cuando se viaja en las plazas posteriores.

Lo cierto es que inclusive con el cinturón de seguridad ajustado, los pasajeros que viajan atrás están menos protegidos que el conductor y el acompañante.

Un nuevo estudio sobre choques frontales en el que murieron o sufrieron lesiones graves los pasajeros del asiento trasero con cinturón sugiere que se necesitan sistemas de retención más sofisticados en la parte posterior.

De acuerdo con un informe del Instituto de Aseguradoras para la Seguridad en Ruta de los Estados Unidos (IIHS por sus siglas en inglés), los ocupantes de los asientos delanteros se han beneficiado enormemente de los avances de los sistemas de retenciones y de las bolsas de aire, que trabajan juntos durante un choque para mantener a una persona en la posición adecuada y administrar las fuerzas en el cuerpo.

Los ocupantes de los asientos traseros, en cambio, no se han beneficiado de la tecnología en la misma medida.

El IIHS analizó por primera vez las lesiones y muertes en los asientos traseros en 2014. El hecho de no ponerse el cinturón de seguridad fue el factor más importante, pero muchos adultos y niños mayores de 9 años sufrieron lesiones incluso cuando estaban ceñidos.

El nuevo estudio analiza más de cerca los tipos específicos de lesiones en los asientos traseros con cinturón en choques delanteros.

Tan pronto como comienza una colisión frontal, los cinturones de seguridad en el asiento delantero se ajustan alrededor de los ocupantes, gracias a los dispositivos integrados llamados pretensionadores. Al mismo tiempo, los airbags delanteros se despliegan en una fracción de segundo. Dependiendo del tipo de choque, los airbags laterales también pueden desplegarse.

Las correas apretadas y los airbags desplegados mantienen a los ocupantes delanteros alejados del volante, el panel de instrumentos y otras estructuras cuando el vehículo se detiene bruscamente, incluso si la fuerza del choque empuja esa estructura hacia adentro.

Para reducir el riesgo de lesiones en el pecho, estas correas también tienen limitadores de fuerza, que permiten que se desenrolle un poco de cinta antes de que las fuerzas de la correa se vuelvan demasiado altas.

En el asiento trasero, en cambio, las bolsas de aire laterales solo protegen a los pasajeros en un choque lateral, pero no hay bolsas de aire delanteras, y los cinturones de seguridad generalmente carecen de pretensionadores y limitadores de fuerza.

SI bien los cinturones de seguridad evitan que un pasajero trasero salga despedido de su asiento en un choque frontal, la ausencia de limitadores de fuerza pueden causar graves lesiones en el pecho.

Para mejorar la protección en los pasajeros traseros, el IIHS propone una serie de elementos para sumar a las plazas posteriores.

Limitador de fuerza

Se trata de una pequeña barra de metal que está incorporada en un retractor de la correa del cinturón de seguridad. Se tuerce durante un choque puede liberar un poco de cinta antes de que las fuerzas aumenten demasiado.

Cinturón inflable

Un cinturón de seguridad inflable ayuda a aumentar la superficie de apoyo del cinturón en el pecho y, por lo tanto, a extender las fuerzas a través del torso. En los EE.UU. y Europa, algunos modelos de Ford y Mercedes-Benz incluyen este dispositivo.

Airbag frontal del asiento trasero

Una bolsa de aire frontal, que se despliegue desde el techo, por ejemplo, también colaboraría junto al cinturón de seguridad y protegería la cabeza del ocupante.

Para el estudio, los investigadores del IIHS utilizaron dos bases de datos estadounidenses, en los que encontraron 117 choques en los cuales los ocupantes de los asientos traseros murieron o resultaron heridos de gravedad.

El tipo de lesión más común, encontrado en 22 de los ocupantes con lesiones graves y en 17 de las 37 muertes, fue en el tórax.

En muchos de los casos en el nuevo estudio, los pasajeros del asiento trasero sufrieron lesiones más severas que los ocupantes del asiento delantero, lo que sugiere que las retenciones en la parte trasera no funcionaron tan bien como las de adelante.

Te invitamos a cotizar el seguro de tu auto, ingresa a www.smartseguros.com.ar si lo deseas nos podés contactar por whatsapp 011 3870-8647, un asesor te responderá en el momento de 9 a 18 hs de Lunes a Viernes.