Es importante saber de antemano cómo manejarse ante un accidente, cuál es la forma correcta de actuar y estar cubiertos para que no se convierta en una situación traumática.

Frente a un choque debemos tener en cuenta algunos detalles antes de reclamar en el seguro del vehículo:

Chocar es una situación traumática, unas de esas situaciones que se buscan evitar a toda costa. Por eso, es importante saber de antemano cómo manejarse, sobre todo para que los nervios no nos lleven a dudar en los pasos a seguir.

  • Sacá una foto del frente y dorso del DNI del conductor del otro vehículo.
  • Sacá una foto del frente y dorso del carnet de conductor.
  • Sacá una foto de la cédula verde del otro vehículo y pregunta de qué año es el vehículo porque no está en la cédula verde.
  • Sacá una foto de la tarjeta del seguro obligatorio.
  • Tomá nota del teléfono / celular del otro vehículo.

La Ley Nacional de Tránsito establece que todo automotor, acoplado o semiacoplado debe estar cubierto por un seguro obligatorio que cubra eventuales daños causados a terceros y recordá que tenés tres días corridos para hacer la denuncia.

  • Es clave anotar lugar, fecha y hora en que ocurrió el accidente.
  • Si es posible, obtené los datos de testigos que hayan visto el accidente: nombre y apellido, DNI y teléfono de contacto.
  • Tomá nota y sacá fotos de todos los daños propios y del otro vehículo.
  • En caso de accidentes con lesiones, realizá la denuncia policial en la comisaría de la jurisdicción del lugar donde ocurrió el accidente de tránsito.

Contactá INMEDIATAMENTE a tu productor asesor de seguros que te guiará en cada paso o al área de atención al cliente de tu aseguradora.

El asesoramiento es la clave en todo momento. Te invitamos a cotizar el seguro de tu vehículo recibiendo el mejor asesoramiento desde el inicio, ingresa a www.smartseguros.com.ar . También podes contactarnos por WhatsApp al 11-15-63618876, un asesor te responderá en el momento de 9 a 21hs de Lunes a Viernes, y Sábados de 10 a 15hs.


En el Boletín Oficial del 24 de Septiembre de 2019 se publicó la Resolución 412 de la AGC (Agencia Gubernamental de Control) que ha establecido considerables modificaciones al tema de los seguros a contratar en cuestión de elevadores en la Ciudad de Buenos Aires las cuales figuran en el Anexo II de dicha resolución.

A continuación los aspectos a ser tenidos en cuenta por parte de los Administradores:
Las sumas aseguradas pasan a medirse en Unidades Fijas (UF) la cual es establecida por la Subsecretaría de Justicia del GCBA.

La Resolución 32/SSJUS/19 publicada en el Boletín Oficial de la Ciudad el 8 de Febrero del corriente año establece el valor de cada UF en $21,40 (pesos veintiuno con 40/100).

Según el art. 2 inc. 7 del citado anexo las sumas a asegurar desde ahora los elevadores son:

Primer elevador ? 300.000 (trescientas mil) UF. Lo que equivale a $6.420.000 (pesos seis millones cuatrocientos veinte mil) a la fecha.

Cada elevador adicional ? 50.000 (cincuenta mil) UF por cada uno. Lo que equivale a $1.070.000 (pesos un millón setenta mil).

La compañía de seguros contratada debe tener solvencia patrimonial y estar debidamente inscripta en la Superintendencia de Seguros de la Nación al momento de contratar la póliza de seguro, por lo que se aconseja utilizar empresas de primera línea.

Se debe acompañar en la contratación las obleas QR de cada elevador por lo que resulta de importancia garantizar la correcta recepción de dichas obleas por parte de la compañía contratada.

En la póliza deben figurar taxativamente las coberturas por:

  • Daños/lesiones a personas -incluida la muerte-
  • Daños a bienes propios y/o de terceros
  • Toda tarea de control, mantenimiento y/o reparación que produzca un daño a los empleados de la empresa conservadora interviniente y/o a terceros

Cabe destacar que si bien esta cobertura puede formar parte del seguro integral de consorcio, la cobertura de la responsabilidad civil para elevadores puede llegar a conflictuar con la responsabilidad civil a terceros dejando infra-asegurado al consorcio: Por ejemplo si un consorcio tiene una póliza de Responsabilidad Civil de $7.000.000 (pesos siete millones) y tiene un solo elevador, con el nuevo esquema sólo tendría cobertura por $580.000 (pesos quinientos ochenta mil) para responder a siniestros contra terceros por cuestiones no relacionadas con el elevador, cifra que resulta insuficiente y que pone en riesgo el patrimonio del consorcio ante un eventual siniestro.

Las empresas conservadoras de elevadores deben poseer póliza de seguro de responsabilidad civil y constancia de pago, con cobertura vigente para cubrir daños a personas y/o a bienes propios y/o de terceros como consecuencia del desarrollo de la actividad. La compañía de seguros contratada debe tener solvencia patrimonial y estar debidamente inscripta en la Superintendencia de Seguros de la Nación. En la emisión de la póliza debe figurar taxativamente la cobertura por:

Vigencia mínima de un año
Daños/lesiones a personas -incluida la muerte-
Daños a bienes propios y/o de terceros

Toda tarea de control, mantenimiento y/o reparación que produzca un daño a los empleados de la empresa conservadora intervinientes y/o a terceros. Monto mínimo de cobertura de 350.000 (trescientas cincuenta mil) UF lo que equivale hoy en día a $7.490.000 (pesos siete millones cuatrocientos noventa mil) por lo que resulta fundamental que los administradores soliciten a las empresas conservadoras la citada póliza y regularmente la constancia de pago de la misma. Resultaría ideal que además solicitarle al conservador que pida a su compañía de seguro le extienda cláusula de NO repetición a favor del consorcio donde preste el servicio.

En relación a las calderas, la modificación es en base a si tienen baja o alta presión:

  • Caldera de Baja Presión ?200.000 UF =  $4.480.000
  • Caldera de Alta Presión ? 400.000 UF = $8.560.000

Recuerde que cualquier duda que tenga, puede comunicarse con nosotros, te invitamos a cotizar el seguro integral de tu consorcio, ingresa a www.smartseguros.com.ar  También podes contactarnos por WhatsApp al 11-15-63618876, un asesor te responderá en el momento de 9 a 21hs de Lunes a Viernes, y Sábados de 10 a 15hs.

 

 


Cuando ocurre un siniestro y los conductores cuentan con seguro, les brinda un poco de seguridad porque saben que hay una cobertura que los respalda para los gastos que inevitablemente puedan surgir: gastos médicos, daños al propio vehículo o al del otro conductor, entre otros.

Sin embargo, cuando se trata de una destrucción total o cuando ocurre un robo de vehículo, el contratante del seguro siempre buscará que la compañía le abone la suma más alta posible por el valor de su vehículo. 

Precisamente pensando en estos casos, hay personas que contratan o piensan en contratar dos seguros para su vehículo, ¡SI, AL MISMO TIEMPO! Para salir de dudas aquí te explicaremos qué desventaja rotunda tiene una situación de este estilo.

Asegurar tu auto dos veces, sea con la misma compañía o con distintas, puede resultar todo un problema más que una solución y un desperdicio de tu valioso dinero siendo que lo pudiste emplear en otras cosas.

¿Por qué decimos esto? Primero vamos a explicarte qué pasa si quieres asegurar el mismo auto en la misma compañía,  simple y sencillamente NO SERÁ POSIBLE, porque cuando haces el contrato por primera vez, la empresa registra los números de serie, dominio de la unidad y tus datos personales. Y esa póliza queda vinculada a tu auto, por lo que no te darán una segunda póliza sobre un bien que ya tienes asegurado.

Por otra parte, ¿Qué pasa si aseguras el mismo auto en dos aseguradoras distintas? Esto si puede hacerse, sin embargo lo más probable es que al presentarse un siniestro, ninguna de las dos empresas quiera hacerse cargo, adjudicando la responsabilidad a la otra compañía. Sobre todo cuando se trate de un siniestro de Destrucción Total.

Lo más probables es que ambas aseguradoras apelen a que una póliza anula a la otra, por lo que si buscas un resultado en esa situación será ir por una solución legal. 

Por eso, lo recomendable es que NO CONTRATES DOS SEGUROS para tu auto al mismo tiempo. Es preferible que el recurso que vas a gastar lo destines a ampliar la cobertura de una sola póliza.

Después de aprender sobre esta cuestión te invitamos a cotizar el seguro de tu vehículo, ingresa a www.smartseguros.com.ar .También podes contactarnos por WhatsApp al 11-15-63618876, un asesor te responderá en el momento de 9 a 21hs de Lunes a Viernes, y Sábados de 10 a 15hs.

  • Si bien esta póliza no es obligatoria para ninguna parte, ofrece protección para ambos, cada uno desde su perspectiva.

Más de un 17% de la población del país vive de alquiler. Si bien la ley no exige que el arrendatario asuma el pago de una póliza de inquilino, conviene que cuente con un seguro a su nombre que responda frente a diversos siniestros.

  • Respondemos a las principales preguntas sobre la póliza del hogar para inquilinos y propietarios.

¿Quién debe contratar un seguro de hogar, el inquilino o el propietario?

Las posibilidades que ofrece una póliza para proteger una vivienda en alquiler son muy amplias. Pero una de las dudas iniciales que más surge suele girar en torno a si la responsabilidad debe ser asumida por el inquilino o por el propietario. 

Si bien esta póliza no es obligatoria para ninguna parte, ofrece protección para ambos, cada una desde su perspectiva.

En caso de pagar un alquiler no tienes la obligación de contratar un seguro ni pagar el coste de la póliza que el propietario haya asumido.

El propietario. Si tienes una vivienda y vas a alquilarla, sin duda necesitas un seguro de hogar. Esta póliza cubrirá el continente (instalaciones y estructura) y el contenido que te pertenezca.

En el mismo seguro puedes incluir una cobertura de protección ante los riesgos de impago del inquilino y de la responsabilidad civil por daños a terceros que pueda ocasionar algún desperfecto del inmueble.

En este sentido, no se contemplarán las pertenencias del arrendatario ni los daños que sus actos causen a terceros.

El inquilino. En caso de pagar un alquiler no tienes la obligación de contratar un seguro ni pagar el coste de la póliza que el propietario haya asumido.

De todas maneras, se recomienda que cuentes con un contrato que cubra tus pertenencias ante daños y robos producidos en la vivienda. En este supuesto, también te conviene incluir la cobertura de responsabilidad civil, ya que nunca se sabe si podemos ocasionar daños a un tercero por algún descuido.

¿Puede una intermediaria de alquiler obligarnos a contratar un seguro?

El propietario de la vivienda puede tener la intención de incluir en el acuerdo del alquiler una cláusula que nos responsabilice del pago de un seguro de hogar. Frente a esta situación, será nuestra tarea saber cómo negociar y qué firmar en el contrato. 

La pregunta que debes hacer es ¿a nombre de quién y con qué propósito se establece esa póliza? Ten en cuenta que, si asumes el pago de un seguro a nombre del propietario, este no incluirá la protección de tus bienes materiales ni posibles daños a terceros.

Recuerda que nadie, ni bajo ninguna circunstancia, te puede obligar a pagar este tipo de póliza.

¿El inquilino debe contratar un seguro de continente?

De acuerdo con la ley de alquileres, el arrendatario no tiene la obligación de contar con este seguro. El que asume el pago de la cobertura del continente es el propietario.

De todas formas, si ambas partes están de acuerdo, el inquilino puede hacerse cargo del pago del seguro e incluirlo en el contrato de alquiler. Todo es negociable y dependerá de los intereses de cada uno.

En cuanto a la cobertura frente a daños producidos a terceros, es conveniente que sea incluida por ambas partes.

¿Existe la obligación de contratar un seguro de contenido?

Puede suceder que ambas partes estén interesadas en contar con una póliza de contenido. Por ejemplo si el dueño de la vivienda dispone de muebles propios en la casa alquilada y quiere tener una protección frente a un posible robo.

Si el propietario no tiene interés en asegurar los bienes del piso, se recomienda que el inquilino contrate una póliza de contenido para proteger sus propios bienes que están dentro del inmueble.

¿Qué sucede con el seguro de responsabilidad civil

En cuanto a la cobertura frente a daños producidos a terceros, es conveniente que sea incluida por ambas partes. En el caso del propietario, esta póliza responderá ante daños que no hayan sido consecuencia directa de la acción del inquilino que vive en la casa. Por ejemplo, la rotura de tuberías, un cortocircuito, etc.

Por otra parte, el seguro de responsabilidad civil del inquilino cubrirá todo tipo de daño que ocasione en el piso del dueño. Ten presente que cualquier siniestro causado por el arrendatario, la póliza del propietario no lo cubrirá.

Un seguro de hogar ofrece un abanico de posibilidades que se adaptan a cada necesidad y bolsillo y siempre que sea posible es recomendable que protejas tus bienes y los posibles daños a terceros que puedan producirse.

Si estás en esta situación y necesitas opciones para asegurar tu hogar, te invitamos a cotizar, ingresa a www.smartseguros.com.ar .También podes contactarnos por WhatsApp al 11-15-63618876, un asesor te responderá en el momento de 9 a 21hs de Lunes a Viernes, y Sábados de 10 a 15hs.

Un seguro de vida no cubre los gastos por accidentes, al igual que un seguro de accidentes personales no cubre la muerte por otros motivos que no sean un accidente y la ART no cubre siniestros por fuera del ambiente laboral o por fuera del trayecto desde y hacia el trabajo. Esto deja en evidencia que el motivo y el lugar de un siniestro son claves.

Los seguros brindan previsibilidad y estabilidad financiera en la economía de una persona y su familia. Así, ante el fallecimiento, un seguro de vida paga una suma de dinero; ante un accidente, el seguro de accidentes personales paga una suma de dinero; y ante un siniestro atado al ámbito laboral, la ART paga una suma de dinero. Sin embargo, las coberturas no son las mismas.

¿Qué es un seguro?

Es un instrumento financiero que ayuda a reducir la incertidumbre económica sobre el futuro. En términos concretos, el interesado en cierta cobertura firma un contrato (póliza) con una compañía de seguros en el cual se compromete a pagar una determinada cantidad de dinero (prima) con el fin de garantizar cierto pago futuro en el caso de que ocurra algunas de las circunstancias por la cuales está asegurado (siniestro).

El contrato de seguro es consensual, por lo que los derechos y obligaciones son recíprocos, tanto por parte de la aseguradora como de quien se asegura. Hay diferentes tipos de seguros, con diversas opciones de coberturas para cada necesidad y presupuesto.

Tanto los seguros de vida como los de accidentes personales y riesgos del trabajo son productos que buscan brindar protección y tranquilidad a quien lo contrate. Sin embargo, aunque seguros parezcan similares a simple vista, tienen grandes diferencias y particularidades importantes que vale destacar.

Seguro de Vida Individual


Cubre el riesgo de muerte por cualquier causa las 24 horas de los 365 días del año. Es un producto que busca proteger el futuro de los seres queridos en caso de que algo llegara a pasarle a la asegurada o el asegurado. Los costos dependen de la edad de la persona, su actividad y el capital asegurado elegido. Existen además la posibilidad de seguros de vida con opción de generar un ahorro (capitalización) que se cobra al finalizar el contrato en caso de supervivencia.

Seguro de Accidentes Personales 


Es una cobertura que se aplica como consecuencia exclusiva de un accidente. Esto implica toda lesión corporal que haya sufrido la asegurada o el asegurado, independientemente de su voluntad por la acción repentina y violenta de un agente externo. A su vez, ésta debe poder ser comprobada por el cuerpo médico. Este tipo de coberturas alcanza a personas de entre 14 y 65 años de edad y, en caso de fallecimiento, la indemnización es abonada a las y los beneficiarios designados o herederos legales.

Cualquier Individuo puede contratar un seguro de Accidentes Personales por el solo hecho de ser una persona, en forma Individual o colectiva dentro de un grupo. Inclusive, se puede utilizar también para empleados, afiliados o asociados de un contratante que quieran tener una cobertura por accidente. También existen modalidades especiales para deportistas, personas que trabajan en relación de dependencia, monotributistas y autónomos.

Seguro de Riesgos del Trabajo (ART) 


Las Aseguradoras de Riesgos del Trabajo (ART) son empresas privadas contratadas por los empleadores –personas físicas o jurídicas, del sector público y del sector privado- para asesorarlos y brindar prestaciones en relación con las medidas de prevención de accidentes laborales y enfermedades profesionales. En caso que éstos ocurran, las ART son responsables de reparar los daños, tratándose de reparación tanto médica y como dineraria.

Se considera accidente de trabajo a un hecho súbito y violento ocurrido en el lugar donde el trabajador realiza su tarea y por causa de la misma o en el trayecto entre el domicilio del trabajador y el lugar de trabajo o viceversa (in itinere), siempre que el damnificado no hubiere alterado dicho trayecto por causas ajenas al trabajo. Por otra parte, se llama enfermedad profesional a la producida por causa del lugar o del tipo de trabajo. Existe un Listado de Enfermedades Profesionales en el cual se identifican cuadros clínicos, exposición y actividades en las que suelen producirse estas enfermedades y también agentes de riesgo (factores presentes en los lugares de trabajo y que pueden afectar al ser humano, como por ejemplo las condiciones de temperatura, humedad, iluminación, ventilación, la presencia de ruidos, sustancias químicas, la carga de trabajo, entre otros).

Si bien la misión está enfocada en los esfuerzos preventivos, cuando los accidentes o las enfermedades ocurren, se busca reparar los daños derivados, incluyendo la rehabilitación del trabajador damnificado; promoviendo su recalificación y recolocación.

La contratación del seguro de riesgos del trabajo se encuentra a cargo del empleador y es obligatoria, en el marco de la Ley 24.557 (LRT).

Y ahora que ya conoces un poco más sobre éstos tipos de seguros, te invitamos a ingresar a smartseguros.com.ar  También podes contactarnos por WhatsApp al 11-15-63618876, un asesor te responderá en el momento de 9 a 21hs de Lunes a Viernes, y Sábados de 10 a 15hs.

Si sos de los que no saben a que se refieren las letras que llevan los nombres de los vehículos, ¡este artículo te interesa!.

Cuando adquirimos un auto, si bien nos fijamos en el precio, el equipamiento, el diseño, las opciones de crédito para adquirirlo, una vez que lo elegimos, lo primero que tendremos siempre en la mente será la marca como el nombre del mismo. No obstante, existen también ciertas siglas que llegan a acompañar la denominación, las cuales (muchas de ellas) desconocemos qué signifiquen, pero que muchas veces son realmente importantes, además aparte de tener un carácter de branding, nos especifica una particularidad de la versión del coche.

Hicimos un compendio de dichas siglas, las más conocidas. Cada sigla puede significar alguna variante del modelo, tipo de tecnología de motor,  entre otras cosas. Sin más antelación vamos a conocerlas y hemos de aclarar que ponemos el significado en inglés/español y en algunos casos en el idioma de origen:


  • ABS (Antilock Brake System): dispositivo que evita que las ruedan se bloqueen en frenadas bruscas para poder maniobrar el vehículo en situaciones de riesgo.
  • AFU (Asistencia de frenado de urgencia): apoya al sistema ABS al detectar maneras de frenar de emergencia poco habituales.
  • AHR (Active Head Restraint): sistema de apoyacabezas que, en caso de accidente, disminuye la probabilidad de sufrir lesiones cervicales.
  • AIRBAG: bolsa de aire que, en caso de eventualidades, se infla al interior del vehículo para proteger a los pasajeros de golpes violentos.
  • CSV (Control de subviraje): permite mantener el control cuando la parte delantera del vehículo tiende a salirse hacia el exterior de la curva.
  • CVT (Constant Variation Transmition): caja de cambios de variación constante y automática.
  • DCI (Renault), DI-D (mitsubishi), DiTD (Mazda): motor diesel de inyección directa.
  • EBD (Electronic Brake Distribution): sistema de seguridad que distribuye el frenado entre los ejes.
  • ECS (Electronic Controled Suspention): control electrónico sobre la suspensión del vehículo. Varía la dureza de los amortiguadores según el terreno en el que se está transitando.
  • ESP (Electronic Stability Program): mejora la estabilidad del vehículo en las curvas, evitando las pérdidas de control.
  • FPS (Fire Protection System): en caso de accidentes, desconecta sistemas de arranque y combustible en caso de colisión, para evitar cortocircuitos.
  • GPS (Global Posiotinning System): sistema satelital de ubicación y navegación.
  • HDS (Hill Descend Control): dispositivo que evita la pérdida de tracción en pendientes pronunciadas.
  • IDE: motores de inyección directa (Siglas de los autos Renault).
  • KEYLESS: sustituto electrónico de la llave para encender el auto (Siglas de los autos Renault).
  • MPV (Multi Purpose Vehicles): vehículos polifuncionales y familiares.
  • RDS (Radio Data System): sistema de transmisión de datos de la radio (emisoras, música, datos sobre el tráfico, etc).
  • SAFE: sistema de apoyo para frenar (Siglas de los autos Renault).
  • SLA (Short- Long Arm): sistema de suspensión independiente formada por un brazo corto superior y otro largo inferior.
  • SLS (Self Leveling Suspensión): sistema de suspensión trasera que mantiene la altura independientemente de la carga, y se basa en un sistema neumático.
  • SRP: siglas utilizadas en los autos Renault para agrupar todos los elementos de seguridad, en forma global.
  • SRS (Suplementary Restraint System): término con el que se conoce la combinación de airbag y los pretensores de seguridad del vehículo.
  • SSP (Sistema de Sujección Programado): cinturones de seguridad, utilizados por Renault, que, en caso de accidente, reducen la violencia de la retención.
  • SUV (Sport Utility Vehicles): vehículos mixtos diseñados para entorno de carretera y de campo.
  • TCS: sistema de control de tracción que evita que el vehículo patine en casos de exceso de velocidad o suelo deslizante.
  • TPMS (Tire Pressure Monitoring System): señal que indica la presión y temperatura de los neumáticos, para monitorear su estado.
  •  4WD: sistema de tracción a las 4 ruedas.

Y ahora que ya conoces un poco más de tu vehículo, te invitamos a cotizar, ingresá a www.smartseguros.com.ar También podes contactarnos por WhatsApp al 11-15-63618876, un asesor te responderá en el momento de 9 a 21hs de Lunes a Viernes, y Sábados de 10 a 15hs.